Mater durante la cuarentena. Capítulo XIII.

  • 21/04/20 10:00
  • Autor
  •   APIMA Notícies propies Atenció Primerenca Centre Mater Es Convent Granja Escola Sa Cabaneta Mater Costitx Mater Inca Mater Sineu Piscina Esporles Puig de Santa Magdalena Ses Oliveres Atenció a les famílies Atenció primerenca Centre de dia Centre ocupacional Club esportiu Educació Formació i inserció laboral Fundació tutelar Llar Organització Atenció, prevenció i promoció de l’autonomia personal Residència Voluntariat Esdeveniment Notícia

Mater durante la cuarentena. Capítulo XIII

Aina y Maica, de TAVAIL Jardinería en Palma: “De esta experiencia estamos enriqueciendo nuestras posibilidades y ampliando horizontes”

 

Gori, Blanca y Aina (arriba), Davinia, Maica y María José (abajo) forman el equipo de TAVAIL en Mater.

Hablamos con el equipo de docencia de Transición A la Vida Adulta - Inserción Laboral (en adelante, TAVAIL) para que nos expliquen su día a día. TAVAIL en Mater cuenta con tres grupos: dos de cocina, uno en Palma y otro en Sineu; y uno de jardinería, también en Palma. En cada caso, se han adaptado a las necesidades del alumnado para desarrollar un programa de educación online que pueda resultar provechoso.

Todo el equipo de TAVAIL coincide en que están aprovechando esta situación de confinamiento para consolidar los contenidos vistos en el trimestre anterior, no avanzan nueva materia pero sí que les plantean ejercicios. Gori, profesor técnico, y Blanca, tutora de TAVAIL Palma, nos cuentan cómo se organizan. Trabajan con Google Drive y semanalmente les suben los ejercicios correspondientes a toda la semana. Tanto Gori como Blanca se conectan cada mañana en ese mismo Google Drive, de esta manera pueden ver qué alumnos entran, contactan con ellos, les resuelven posibles dudas y corrigen los ejercicios. “Creemos que el estar disponibles en todo momento les hace sentir un poco más seguros en esta situación tan extraña”, por eso, se han comprometido a responder sea a la hora que sea. “Tanto mi compañero Gori como yo estamos disponibles casi las 24 horas, nos hemos volcado al 100% con el alumnado”, explica Blanca.

 

Davinia, trabajando desde casa.

El grupo de TAVAIL Sineu tiene otra rutina: Davinia, tutora, y María José, profesora técnica, plantean las actividades a diario, en lugar de hacerlo semanalmente. “Suelo levantarme pronto para poder enviarle la tarea diaria al alumnado a las 9h, si me retraso unos minutos la mitad de ellos me están escribiendo por whatsapp: ‘Davinia, ¡¡aún no me ha llegado nada!!’, eso me gusta y me divierte”,comenta Davinia. Después tanto ella como María José se dedican a resolver dudas, a diseñar nuevas propuestas y a corregir las entregas de los chicos y chicas.

 

¿Qué pasa con el grupo de jardinería? La situación es un poco diferente. El alumnado lo tiene difícil para acceder a las nuevas tecnologías, “su contexto tampoco favorece la educación online. Por tanto, las actividades se han tenido que realizar y adecuar a sus posibilidades”, explican Aina, la profesora técnica, y Maica, tutora. Algunos ejemplos de las actividades que plantean son “ayudar en casa, preguntar por su árbol genealógico o realizar un experimento supervisado por un familiar”, añaden. “Nuestro mayor objetivo se basa en trabajar sus habilidades sociales y emocionales”, cuentan, y en base a este objetivo investigan y y plantean las actividades.

 

Si hay algo que caracteriza a TAVAIL es que el alumnado pasa la mayor parte de su tiempo en el taller, ya sea de cocina o de jardinería. El confinamiento y la educación a distancia han provocado que haya que adaptarse a un nuevo contexto, pero las ideas nunca faltan. Los alumnos del grupo de Cocina en Palma realizan una actividad práctica cada miércoles donde cada uno, en sus cocinas, realiza una receta de desayuno saludable, “esta actividad va a ir aumentado de dificultad hasta ser platos más complejos”, detallan Gori y Blanca. “Ahora las tareas que les proponemos son más de tipo académico”, explica Davinia, a lo que añade que para ella y para María José “es importante que los chicos y chicas no pierdan la parte práctica”, y para que no lo hagan les animan a cocinar y a colaborar en tareas del hogar como fregar los platos, poner la mesa, poner la lavadora… El grupo de jardinería lo tiene un poco más difícil: no todo el mundo tiene el espacio y las herramientas necesarias, pero aún así, a Aina ha creado algunos recursos: “Desde mi huerto y jardín les mando fotos con las fichas. También recurro a fotos que hemos hecho durante el curso para preguntarles que hacíamos este día y cómo lo hacíamos”.

Maica, en su casa, y Aina, en la pantalla, durante una videollamada

 

María José, trabajando en casa.

GANAS DE VOLVER A LAS CLASES PRESENCIALES

“Tanto los alumnos como Gori y yo nos echamos mucho de menos y tenemos muchas ganas de volver a las clases”, comenta Blanca. Las ganas de volver a las aulas y a los talleres se palpan en el ambiente. “Lo que me parece más difícil de este aislamiento es la falta del contacto directo, de la proximidad, del calor humano”, cuenta María José, a lo que añade que todos los alumos y alumnas “tienen muchas ganas de comenzar las clases”, refiriéndose al grupo de Cocina en Sineu.

 

 

En jardinería se expresan en el mismo sentido: “Nuestros alumnos ya han manifestado ganas de volver al centro y comentan que las actividades les han resultado divertidas”. “Aunque las nuevas tecnologías nos están facilitando mucho la comunicación con ellos y con ellas, se echan de menos las rutinas y el contacto que teníamos antes”, concluye Davinia.

 

APRENDIZAJES DE CONFINAMIENTO

Davinia y Gori son padres de niños pequeños y deben combinar el trabajo con los juegos en casa. “¡Les cuesta entender que no puedo estar toda la mañana jugando con ellos!”, comenta Davinia, a lo que Gori añade que, por otro lado, “se agradece el poder compartir con ellos momentos de risas, juegos y pequeños abrazos tan necesarios”

 

 

Gori y Blanca durante una de las videoconferencias que mantienen.

Blanca está aprovechando la cuarentena para adquirir nuevas aficiones, una de ellas es el macramé: “Empecé hace unos días a hacer los nudos básicos y resultó que me relaja muchísimo, he hecho ya unas cuantas cositas de decoración”, confiesa. Maica y Aina, por su parte, explican: “Cada día estamos aprendiendo algo nuevo. Somos un dúo que, a pesar de que seamos muy diferentes y nos encontremos en momentos muy diferentes, valoramos día a día lo que nos puede aportar la otra y aprendemos juntas a trabajar desde casa”, “de esta experiencia estamos enriqueciendo nuestras posibilidades y ampliando horizontes”, concluyen.